Regreso a las aulas: la familia educa, la escuela enseña

Volver a clases es un momento del año que no pasa desapercibido, y dispara reflexiones y acciones en las dos escenas fundantes: familias y escuelas

Por Liliana González, Psicopedagoga y docente de los cursos virtuales “Una pedagogía humanizante” y “Educar entre familia y escuela”.(*)

La educación es un trabajo que se inicia en la familia.

Muchas familias están pensando en la vuelta a la escuela, muchas madres, padres preguntándose si han elegido la escuela adecuada.

Si bien es imposible generalizar, dada las distintas configuraciones y dinámicas familiares, en la vuelta a clases suelen surgir inquietudes acerca de la institución elegida y del desempeño de cada hija o hijo.

Hay que conocer a cada niña y niño, conocer la escuela, acompañar. Conocer el proyecto pedagógico, saber cuál es el ideario de valores que la escuela va a transmitir y por qué tendría que ser lo más parecido a cada familia.

En ese tejido que se va haciendo entre familia y escuela, van a surgir dificultades, malos entendidos y problemas.

El whatsapp no es el lugar para resolverlos, es el encuentro cara a cara, el diálogo, la crítica positiva, es saber la complejidad de lo que significa el acto educativo.

Es saber que las cosas que pasan en el aula, también pasan en casa y que sería lo mejor que hubiera un único discurso, una coherencia sobre todo en los valores que intentamos transmitir familia y escuela.

No existe la escuela perfecta, ni la familia perfecta, ni docentes perfectos.

Los docentes esperan con incertidumbre y entusiasmo al nuevo grupo a sabiendas que habrá un  momento diagnóstico para conocerlos y validar las estrategias pensadas. Volver al aula es renovar la pasión, la alegría del encuentro y el desafío de los desencuentros.

Volver es renovar el pacto con el socio-educativo (la familia) tratando de brindar un lugar a madres y padres que favorezca el acompañamiento y el sostén del principio de autoridad pedagógica tan necesario.

Con las puertas de las escuelas y las mentes y  los  corazones abiertos para alojar la diversidad, podremos construir infancias y juventudes que, autorizándose como alumna/os, sean permanentes buscadores y “saboreadores” del conocimiento.

Si ayudamos a gestionar las emociones y a ser empáticos con el otro, podremos funcionar como equipo donde el NOSOTROS y el ENTRE TODOS sumen humanidad a los tiempos turbulentos en los que nos toca vivir.

Un párrafo especial para los que darán los primeros pasos en la escuela.

En ese punto de partida no da igual que la niña o niño, que ya se despegó de sus figuras parentales y tiene experiencias en guarderías o maternales, que aquel que vivirá por primera vez ese despegue.

Transparentes, curiosos, juguetones, van a la escuela, se acomodan, regresan a sus hogares para descubrir en la cara de sus padres la alegría que a ellos les producen sus aprendizajes. Y así la escuela va cobrando sentido en sus vidas.

Los ya institucionalizados viven el regreso a clases según su  momento personal y las experiencias previas tanto académicas como sociales. Ojalá estén rodeados de adultos atentos a los signos de algún malestar para atenderlos y hacer los cambios necesarios.

Ojalá sea un momento donde los preparativos incluyan la alegría a sabiendas que para madres y padres pueden surgir problemas de presupuesto y de logística que los inquietan.  Lo ideal es no hacerles sentir que ir a la escuela es un peso pero que sí tiene un costo a valorar, por lo que el cuidado de sus vestimentas y útiles es algo a transmitir.

Ojalá se los pueda acompañar, lo justo y necesario, para que se apropien del aprendizaje como algo personal  en busca de  la autonomía y la autoría, descubriendo sus capacidades y trabajando las dificultades.

Cursos virtuales que ayudan a fortalecer el rol educador de la familia y la función educadora de la escuela.

La psicopedagoga Liliana González, brinda cursos virtuales a través de su sitio web: www.lilianagonzalez.com destinados a educadores, docentes, profesionales de la psicología, estudiantes de carreras afines, madres, padres, familiares y la comunidad educativa toda.

A través de videoclases y actividades libres, se comparten ideas y  estrategias que permiten ayudar a mejorar la educación y crianza de niñas, niños y adolescentes; fortalecer el rol educador de la familia y la función educadora de la escuela.

Los cursos son 100% online con una duración total de 35 hs, que pueden cursarse al ritmo de cada persona interesada. Se inicia al momento en que se completa la inscripción, con acceso ilimitado por un año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.