Lukashenko acusa a Ucrania de haber disparado misiles contra Bielorrusia

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, afirmó  que su ejército interceptó misiles lanzados desde Ucrania, en pleno auge de versiones sobre la creciente implicación de su país, aliado de Rusia, en la guerra.

“Nos provocan. Debo decir que hace unos tres días, tal vez más, trataron de bombardear desde Ucrania objetivos militares en Bielorrusia. Gracias a Dios, nuestros sistemas antiaéreos Pantsir interceptaron todos los misiles disparados por las fuerzas ucranianas”, declaró Lukashenko, citado por la agencia estatal bielorrusa Belta.

“Lo repito, como ya lo he dicho hace más de un año: nosotros no tenemos la intención de combatir en Ucrania”, aseguró, según recogió la AFP.

Además, el mandatario dijo que creía que la Unión Europea (UE) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) están interesados en que las hostilidades en Ucrania se mantengan y, por lo tanto, tratan de provocar tanto a Bielorrusia como a Rusia.

Lo hacen para “acercarse a través de Rusia a su principal rival, China”, añadió Lukashenko, según consignó la agencia Sputnik.

Hace una semana, Ucrania denunció que varios misiles rusos que cayeron en el norte de su territorio fueron lanzados desde Bielorrusia y acusó directamente al Kremlin de querer “atraer a la guerra” a este aliado diplomático de Moscú.

“El bombardeo de hoy está directamente relacionado con los esfuerzos del Kremlin en atraer a Bielorrusia a la guerra en Ucrania como cobeligerante”, afirmó el sábado pasado en Telegram la dirección general de los servicios de inteligencia ucranianos, dependiente del Ministerio de Defensa.

Ese mismo día, el presidente ruso, Vladimir Putin, se reunió en San Petersburgo con Lukashenko, tras lo cual anunció que su país entregará a Bielorrusia “en los próximos meses” misiles Iskander-M, capaces de cargar ojivas nucleares.

Desde el inicio de la ofensiva del Kremlin contra Ucrania, el 24 de febrero, Bielorrusia ha servido de base de retaguardia a las fuerzas rusas.

En los primeros días, las columnas rusas que trataron de avanzar hacia Kiev, la capital de Ucrania, partieron de Bielorrusia, pero se toparon con una inesperada resistencia que las obligó a replegarse.

El Gobierno de Lukashenko enfrenta duras sanciones internacionales y es sumamente dependiente de Rusia en los planos militar y económico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *