El Municipio convoca a voluntarias y voluntarios para plantar árboles en el Bosque de los Constituyentes

Con el propósito de visualizar y reconocer el rol que cumple el arbolado público para mitigar los efectos del cambio climático, la Secretaría de Ambiente y Espacio Público de la Municipalidad de Rosario convoca a 50 voluntarias y voluntarios para que este sábado 3 de septiembre, de 11 a 13, se sumen a la jornada de Voluntariado Ambiental para plantar árboles nativos en el Bosque de los Constituyentes.

El Voluntariado Ambiental se propone como una oportunidad de participación ciudadana y compromiso con el ambiente que tiene como objetivo principal sumar las ganas de hacer para transformar positivamente la realidad. 

Para participar, las y los interesados deberán inscribirse en el siguiente link. Es importante remarcar que, al finalizar la inscripción, las y los participantes recibirán la información por correo electrónico. La jornada también contará con una visita al vivero de nativas y un recorrido guiado para reconocer especies por el pulmón verde más grande que tiene la ciudad. La actividad se suspende en caso de lluvia.

Cabe destacar que quienes se sumen a la iniciativa, podrán compartirla en sus redes sociales, usando el hashtag #SemanaDelÁrbolRosario y mencionando a @ambienteyep  

Arbolado y Cambio Climático

Rosario tiene aproximadamente 420.000 árboles en veredas y espacios verdes públicos. Los árboles son un componente fundamental para garantizar una ciudad habitable y sustentable. Sus contribuciones y aportes son muchos: dan sombra, reducen el impacto del sol y calor y así el consumo energético, mitigan los niveles de ruido, absorben contaminantes y mejoran la calidad del aire.

Además, los árboles son los principales aliados para enfrentar el efecto ‘islas de calor urbanas”. Estas se crean por las grandes extensiones de asfalto que cubren las ciudades, generando una temperatura mayor en estos centros que en sus alrededores; los árboles no sólo contribuyen a reducir este fenómeno, sino también a generar aire limpio.

“En Rosario trabajamos para mejorar la cantidad y calidad del verde urbano y en particular del arbolado, principal elemento de biodiversidad en la ciudad. Esta infraestructura verde ayuda a combatir el calentamiento global, puesto que los árboles son depósitos naturales que absorben y capturan dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero. La preservación de la biodiversidad y las contribuciones ecosistémicas son, sin duda, una de las estrategias para la mitigación y adaptación del cambio climático”, expresó Pilar Bueno, subsecretaria de Cambio Climático y Transición Ecológica Justa del municipio.

Bosque de los Constituyentes

Se encuentra ubicado en el extremo noroeste de la ciudad de Rosario. Es el espacio verde más grande de la ciudad con escala regional. Tiene 280 hectáreas y más de 40.000 árboles. Contiene un valor incalculable para el desarrollo ambiental, social, económico y para el bienestar físico de la población, permitiendo la regulación del crecimiento urbano y de la ocupación del suelo en esa zona. Asimismo representa un importante área de conservación de la biodiversidad.

El Bosque actualmente cuenta con un vivero de plantas nativas que provee de árboles no sólo al bosque sino a toda la ciudad. Este espacio es de gran importancia ya que apunta a recuperar la biodiversidad y construir conocimiento con el objetivo de dotar a Rosario de mayor cantidad de especies autóctonas. 

Día del árbol

La primera conmemoración del Día del Árbol se realizó en Cáseres, una pequeña localidad de España, en 1805. Sin embargo, el origen de esta celebración es discutido y no hay claridad sobre la fecha exacta de sus inicios. La realidad es que cada país celebra el ‘Día del Árbol’ en función de sus condiciones naturales y culturales. Algunos eligen la fecha de la celebración en épocas cálidas, como la primavera; otros eligen efemérides relacionadas a tradiciones o personajes célebres locales. Esta celebración, independientemente de la fecha de conmemoración, invita a tomar conciencia sobre la importancia que tienen los árboles, y la necesidad de educarnos en esta temática para cuidarlos y respetarlos.

En Argentina se celebró por primera vez en 1901, luego de que el Consejo Nacional de Educación la estableciera el 29 de agosto de 1900. En ese entonces, el objetivo principal era el de proteger los espacios arbolados y fomentar plantaciones. Con el correr de los años, los avances en materia ambiental fueron modificando el significado de este día. Actualmente, el 29 de agosto invita a reflexionar y a promover acciones frente al cambio climático que es consecuencia, en gran medida, de la deforestación de nuestros bosques nativos y la transformación antrópica de los ecosistemas naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.