Afganistán: Un atentado suicida en un centro educativo de Kabul provocó 19 muertos

Al menos 19 personas murieron este viernes en un atentado suicida ocurrido en un centro educativo preuniversitario en la capital afgana, Kabul, en un barrio de minoría hazara que en los últimos años ha sido escenario de algunos de los ataques más mortíferos en el país asiático.

“Los estudiantes se estaban preparando para un examen cuando un atacante suicida se hizo estallar en el centro educativo. Desgraciadamente, 19 personas murieron y otras 27 resultaron heridas”, dijo Khalid Zadran, portavoz de la policía citado por la agencia de noticias AFP.

Este establecimiento prepara a estudiantes, de 18 años o más, a sus exámenes de acceso a la universidad.

Videos en redes sociales y las fotografías publicadas por medios locales muestran víctimas ensangrentadas que eran llevadas lejos del lugar. La mayoría de las víctimas trasladadas a los hospitales eran mujeres.

Equipos de seguridad

Las autoridades desplegaron equipos de seguridad en el lugar, mientras las familias acudían a los hospitales cercanos para averiguar la suerte de sus parientes cercanos.

En al menos uno de esos hospitales, los talibanes obligaron a las familias a abandonar el lugar, por temor a un nuevo ataque contra la multitud. En las entradas de los establecimientos se colgaron listas con los fallecidos y los heridos. 

Una mujer desesperada declaró que no podía encontrar a su hermana de 19 años. “La estamos llamando pero no contesta”, explicó.

El portavoz del Ministerio de Interior, Nafy Takor, tuiteó previamente que el ataque se había producido en el centro educativo Kaj, adonde se habían desplazado equipos de seguridad.

“La naturaleza del ataque y los detalles de las víctimas se publicarán más tarde”, afirmó. “Atacar objetivos civiles demuestra la crueldad inhumana del enemigo y la falta de estándares morales”, añadió.

Décadas de persecución

El regreso al poder de los talibanes a Afganistán puso fin a dos décadas de guerra en el país y provocó una notable reducción de la violencia, aunque los retos de seguridad siguen acechando al movimiento islamista.

Los chiitas hazaras, un grupo étnico de lengua persa que reside en Afganistán y el noroeste de Pakistán, arrastran décadas de persecución, también de los talibanes, acusados de atrocidades contra este grupo en su primer periodo en el poder (1996-2001).

Ahora los hazaras también son blanco recurrente de los ataques del principal enemigo talibán, el grupo islamista Estado Islámico (EI). Ambos movimientos fundamentalistas los consideran herejes.

Este barrio del oeste de Kabul ha sido escenario de numerosos ataques, muchos contra niños, mujeres y escuelas. En abril, dos explosiones en centros educativos de la zona mataron a seis personas e hirieron a 20.

El año pasado, antes del retorno talibán, al menos 85 personas murieron, la mayoría chicas estudiantes, y unas 300 resultaron heridas por tres bombas que estallaron cerca de su escuela en Dasht-e-Barchi.

Ningún grupo reivindicó el ataque, pero un año antes el EI había asumido un ataque suicida en un establecimiento escolar de la zona que mató a 24 personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.