La provincia registró por primera vez un ejemplar de Ocelote o Gato Onza

El gobierno de la provincia de Santa Fe detectó por primera vez la presencia de un ejemplar de Ocelote o Gato Onza (Leopardus pardalis) en la cuña boscosa del norte santafesino. El hallazgo fue obtenido en el marco de la colocación de cámaras trampa en la zona como parte de las actividades y estudios de monitoreo y relevamiento de la fauna de la provincia.

“Las cámaras fueron dispuestas entre el mes de julio y noviembre de 2022 por profesionales del Centro de Rescate e Interpretación de Fauna La Esmeralda con el objetivo de adquirir información y poder seguir avanzando en investigaciones vinculadas a nuestra fauna”, destacó la subsecretaria de Protección a la Naturaleza, Josefina Obeid.

Y detalló: “Recientemente retiramos algunas de esas cámaras y empezamos a procesar la información. Así fue que encontramos los registros del Gato Onza, con fechas del 18 y 24 de agosto”.

El especialista e integrante de la Dirección de Fauna, Guillermo Príncipe, explicó: “Hasta el momento la presencia del gato onza en la provincia de Santa Fe había sido considerada dudosa. Existe un cráneo de un ejemplar de esta especie que forma parte de la colección del Museo Ameghino, recolectado en la localidad de Villa Guillermina en el año 1941 y algunos registros de supuestas huellas, pero hasta el momento, no se tenían imágenes del animal vivo”.

LEOPARDUS PARDALIS

El Ocelote o Gato Onza es un felino de tamaño mediano, de cuerpo largo y compacto, con extremidades robustas y manos anchas. Posee un vistoso pelaje con manchas que forman distintas figuras y bandas. Su vientre es blanquecino con rayas negras. Presenta hábitos principalmente nocturnos y menos frecuentemente crepusculares, es solitario y prefiere las selvas o bosques para moverse, suele descansar encima de los árboles o en grietas durante el día.

Se alimenta de aves, mamíferos, reptiles, anfibios y menos frecuentemente de peces y cangrejos. Se reproduce entre los meses de octubre y enero, la gestación dura 70 a 80 días y puede tener entre 1 y 3 crías.

El estado de conservación de la especie según la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de Naturaleza (UICN) es de Preocupación Menor (LC) a nivel global debido a su gran distribución que abarca desde el suroeste de Estados Unidos hasta el sur de Brasil, Norte de Argentina y Uruguay. Para la Sociedad Argentina para el Estudio de Los Mamíferos (SAREM) la considera como una especie vulnerable (VU).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.