El Socialismo, la foto con Schiaretti y la “propiedad transitiva” que lo acercaría a Perotti

La propiedad transitiva se cumple siempre cuando un elemento se relaciona con otro y este último con un tercero, entonces el primero se relaciona con el tercero

La política se define como “el arte de lo posible” y en ese boulevard de posibilidades que siempre propicia su especial escenario, los espacios se dan un lugar para generarse nuevos horizontes en donde encuentren tierra fértil para fecundar sus principios e ideales. No dejó de sorprender la imagen del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti junto a referentes del Socialismo santafesino tales como la diputada nacional Mónica Fein y la diputada provincial, Clara García.

La ex intendenta rosarina le puso “un marco” al encuentro al señalar que la búsqueda que persigue el mismo es construir “un espacio diferente para romper con la dinámica política actual enviciada por la grieta y que tenga como innegociable objetivo solucionar los verdaderos problemas del país como la inflación, la inseguridad, y la desigualdad”. Clara García en sintonía con Fein agregó que la idea de “unir esfuerzos” es para “proponer propuestas que mejoren la calidad de vida de las argentinas y argentinos”. Cualquier parecido que tengan las frases de las dirigentes socialistas con una arenga peronista, quizás no sea, pura coincidencia.

Esta apertura del “Partido de la Rosa” hacia el peronismo no K, sorprende, pero no tanto, si nos remitimos a las reiteradas negativas de Clara García y de Mónica Fein a formar parte de un armado opositor que contenga al PRO en su seno, siempre es bueno recordar que el socialismo siempre se trató de distanciar de la “derecha” que representaba, con unción, el partido que lidera el ex presidente Mauricio Macri.

Otro tema que adquiere un peso específico y vital a la hora de posibles acuerdos, es la poca empatía que dispensan tanto Clara García como Fein por la figura de Pullaro,  tanto que rechazarían de plano la posibilidad de compartir cualquier armado político con su persona. Las legisladoras consideran que el ex ministro de Seguridad de Santa Fe con sus decisiones ha traicionado la confianza que puso en él, el ex gobernador Miguel Lifschitz. No le perdonan al dirigente radical haber abandonado el Frente Progresista para pegar el salto rumbo a Juntos por el Cambio. “Le interesó mucho más irse detrás de una candidatura personal que seguir defendiendo el proyecto colectivo del espacio”, es la crítica permanente, transformada en enojo dentro del socialismo hacia la figura del referente de “Evolución”.

La foto generada en la reunión entre las referentes del socialismo y el gobernador cordobés concretada en la provincia mediterránea llevó a agudizar al máximo las lecturas en torno al devenir del escenario político en Santa Fe. El acercamiento propiciado entre el PJ Federal y el aún activo Frente Progresista, va a contramano de las gestiones que realiza, por ahora sutilmente, el ex gobernador Antonio Bonfatti  que se muestra seguido con Maximiliano Pullaro y Felipe Michlig para dejar flotando en el ambiente-quizás como una travesura-  una posible conformidad del ex presidente de la Cámara de Diputados en participar de la conformación del tan promocionado y devaluado también, “Frente de Frentes”.

¿Por qué esta incipiente relación del Socialismo con el Peronismo No K y el gobernador Perotti tienen algo en común?  En algún recodo del recorrido político, las historias tienen puntos de coincidencia, el vínculo, por ejemplo,  que vienen llevando adelante hace tiempo el Peronismo Centro o Núcleo formado por Juan Schiaretti, Omar Perotti y Gustavo Bordet, gobernador de Entre Ríos. Las premisas impuestas por los mandatarios provinciales tienen similitudes con las metas que propone el Socialismo para el futuro del país, como ser, el “fortalecimiento regional y el desarrollo federal”.  “Parece que vamos por la misma autopista aunque – por ahora- en autos diferentes” nos aportó, con un aire de picardía, un dirigente peronista no afín al kirchnerismo en referencia a la imagen que retrató el convite partidario consumado en Córdoba.

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti y Omar Perotti tienen una buena relacion no solo en lo politico sino también en lo personal.

Lo que es evidente que la difusión y viralizacion de la reunión concretada entre el Peronismo Federal y el Socialismo es un “oasis” que no se debería tomar en cuenta y dejar de lado así nomás. Detrás de una imagen siempre existe una intencionalidad política, que esta vez estaría emparentada con poder ampliar las fronteras de un espacio, generando puentes que permitan poder evadir la “incómoda” grieta y de paso promover una alternativa electoral que sea seductora para la sociedad. “He dejado mi puerta entreabierta” cantaría Vicentico si tuviera que ponerle letra a los motivos de la visita de los dirigentes socialistas al mandamás cordobés.

Poniendo, el encuentro dirigencial desarrollado en Córdoba, en términos matemáticos y haciendo un buen uso de la relación transitiva. “Si el Socialismo se junta con Juan Schiaretti y Juan Schiaretti tiene una muy buena relación con Omar Perotti, ¿Porque no?, el Socialismo y Perotti podrían terminar convergiendo en un mismo espacio político”. La lógica de las matemáticas respaldaría tal presunción y en defensa de la misma se podría agregar que la situación en cuestión fue creada por los propios protagonistas. Las suspicacias seguro estarán a la orden del día y surgirán naturalmente como resultado de la subjetiva apreciación que cada uno haga sobre los  hechos  Eso si, “no maten al mensajero”, el solo se ocupó de colocarle palabras a una nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *