Cayó la deuda en el mundo, pero advierten sobre una carga mayor de los intereses

La deuda de la economía global continuó en una tendencia descendente en el tercer trimestre del año, totalizando los US$ 290 billones; pero la suba de tasas de interés podría causar un “peligroso” incremento en el costo de la misma, de acuerdo con un reporte del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF).

Entre julio y septiembre del año en curso, la deuda total en la economía mundial cayó US$ 6,4 billones situándose en US$ 290 billones, continuando así una tendencia a la baja tras alcanzar un récord en marzo pasado de US$ 303 billones.

Si se toman únicamente a los mercados emergentes, la deuda cayó de US$ 98,7 billones a US$ 96,2 billones.

Los datos provienen del Monitoreo Global de Deuda trimestral que realiza el IIF, organismo con sede en Washington creado en los años ochenta en plena crisis internacional de deuda por 38 bancos de los países más industrializados.

La caída del tercer trimestre se vio amplificada, en parte, por la fortaleza del dólar, lo cual reduce la carga del endeudamiento en otras monedas cuando se mide en base a la divisa estadounidense.

La deuda actualmente representa 343,3% del Producto Bruto Interno (PBI) mundial, lo cual representa casi 20 puntos porcentuales menos desde su pico durante el año pasado.

La inflación en diversas economías ayudó a aliviar el porcentaje de deuda respecto del PBI, al crecer el valor nominal de este último, según explica el IIF.

La suba de intereses

Pese a la caída de la deuda, el riesgo ahora reside en las tasas de interés, según el reporte difundido por la agencia Bloomberg.

Los principales bancos centrales del mundo –como la Reserva Federal (FED) estadounidense o el Banco Central Europeo (BCE) – aplicaron sucesivas subas en las tasas con el fin de reducir la fuerte inflación, pero esto conlleva el correlato de mayores intereses para los hogares, empresas y gobiernos.

“La factura de los intereses en el mundo está a punto de repuntar. Los mayores costos de financiamiento representa una gran fuente de riesgo para la estabilidad financiera y social en países con sectores fuertemente endeudados”, advierte el informe redactado por los economistas del IIF.

Se verán impactados, en especial, los hogares de menores ingresos y las pequeñas empresas, las cuales están más expuestos a los préstamos con tasas variables.

Un ejemplo de ello son las hipotecas, las cuales llevaron a que países como España desarrollaran recientemente medidas para aliviar las presiones de las mayores tasas en los hogares, luego de años en los cuales las mismas fueron cercanas a cero o incluso negativas.

Pero también diferentes gobiernos del mundo se enfrentarán a mayores erogaciones: desde economías avanzadas del Grupo de los Siete (G7) hasta mercados emergentes de Europa y África.

Como contraparte, las mayores tasas desincentivan tomar un mayor endeudamiento, al tiempo que dificultan el acceso al mismo a los países con gran carga de la misma.

Los países de África y Latinoamérica se muestran especialmente expuestos a altos niveles de deuda, y por tanto, a los vaivenes de la situación financiera internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.