Alberto Fernández designó a Silvina Batakis como ministra de Economía

El presidente Alberto Fernández designó a Silvina Batakis ministra de Economía. La nueva funcionara se desempañaba hasta ahora en la cartera de Interior.

La secretaria de Provincias del Ministerio de Interior y ex ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires, en tiempos donde Daniel Scioli era gobernador, Silvina Batakis, reemplazará a Martín Guzmán en el ministerio de Economía. Batakis tiene 54 años, es economista y ocupó el cargo de Ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires entre 2011 y 2015, durante la gestión de Daniel Scioli. Actualmente, se desempeña como Secretaria de Provincias del Ministerio del Interior desde diciembre de 2019, bajo el mando de Wado de Pedro.

La actual funcionaria fue designada luego de un acuerdo al que arribaron Alberto Fernández y Cristina Kirchner tras hablar por teléfono. Batakis estaba en la danza de nombres que giró durante todo el día por el Gobierno. Finalmente, fue el punto de acuerdo para saldar la negociación.

De Río Grande, Tierra del Fuego, Batakis estudió economía en La Plata, vivió un tiempo en Chaco y, finalmente, recaló en la Ciudad de Buenos Aires. Llegó al ministerio del Interior, cartera controlada por La Cámpora, de la mano de Cristina Kirchner.

En el último tiempo la flamante ministra se encargó de llevar adelante las negociaciones con el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta por la quita de la coparticipación que le realizó el gobierno nacional. De perfil bajo y abocada a la gestión, se hará cargo a partir del lunes de un ministerio en llamas.

Trama de una historia que tuvo en vilo a la sociedad argentina durante todo un dia

La designación de Batakis fue informada por fuentes oficiales en una jornada atravesada por llamados y encuentros que se aceleraron desde el domingo por la mañana y que tuvo un momento clave en un diálogo telefónico mantenido por el Jefe de Estado y la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Ese intercambio contribuyó para que todos los sectores que integran el FdT estuvieran al tanto de las designaciones en análisis y de las medidas que podrían tomarse en las próximas horas.

Para ese contacto aportó lo suyo la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien por la tarde habló con el mandatario para gestionarlo.

La renuncia de Guzmán a la conducción del Palacio de Hacienda se dio a conocer sorpresivamente en simultáneo con un acto en memoria de Juan Domingo Perón que encabezaba la titular del Senado en la localidad bonaerense de Ensenada.

Mientras la Vicepresidenta señalaba sus reparos a la intransigencia en las políticas de reducción del déficit fiscal, Guzmán -que en la semana había vuelto a insistir con la necesidad de reducirlo- daba un paso al costado a través de una extensa carta difundida al mismo tiempo desde su cuenta de Twitter.

La vacancia en uno de los puestos centrales de la administración federal despertó automáticamente una frenética especulación sobre nombres y funciones.

Desde el sábado por la noche, la Quinta presidencial de Olivos se convirtió en el epicentro de la política nacional.

Ya en la mañana del domingo, Alberto Fernández fue recibiendo a sus colaboradores y tuvo tiempo para compartir unas primeras impresiones antes de la llegada del titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien arribó minutos antes de las 11 en la camioneta Hyundai de color negro en la que suele desplazarse entre la Ciudad y el norte del conurbano bonaerense.

Hasta las 14, el jefe de Estado dialogó de manera extensa con el titular del Frente Renovador quien, además de ser uno de los socios “fundadores” de la coalición de Gobierno, sirvió de articulador con los restantes sectores involucrados.

Fue por esa hora que el exintendente de Tigre se retiró de Olivos para dialogar con personas de su confianza y, cerca de las 17, volvió a la Quinta para continuar con las negociaciones para la reorganización del Ejecutivo, que podrían incluir su ingreso al Gabinete en un rol central para la administración.

A las 17.30, ingresó a la residencia el jefe de Gabinete, Juan Manzur, quien a primera hora había llegado a Buenos Aires desde su natal Tucumán para sumarse al cónclave. Con él llegó el mensaje de los gobernadores y del peronismo: todos se encontraban expectantes de la redefinición, pidiendo el diálogo entre Fernández y Cristina Kirchner.

También la oposición se mostró preocupada por la situación y la mesa nacional de Juntos por el Cambio pidió “la máxima responsabilidad institucional” al Gobierno nacional.

Mientras tanto, fueron pocos los dirigentes del FdT que quisieron expresarse públicamente con las excepciones del diputado sanjuanino José Luis Gioja y el senador formoseño José Mayans, y, en general, primó la cautela a la espera de la definición.

En el caso de Mayans, jefe del bloque del FdT en la Cámara alta, pidió “bajar los desencuentros” en la coalición oficialista y consideró que el nombre del reemplazante del renunciante ministro de Economía, Martín Guzmán, debiera darse a conocer lo antes posible “para llevar tranquilidad a la población”.

“Ahora es necesario bajar todos los desencuentros”, exhortó Mayans en declaraciones a la emisora on line Futurock que luego difundieron sus voceros, y remarcó que, en el contexto actual, “lo más importante” es evitar “el sufrimiento de la gente” ya que Argentina se encuentra “ante una situación altamente compleja”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *