NacionalesOpiniónPolítica

ūüó£ÔłŹūüéôÔłŹEl Presidente del Stand Up

Sergio Alc√°zar

La cena de gala de la Fundaci√≥n Libertad no solo quedar√° grabada en la memoria de todos los ilustres asistentes al evento, sino, ser√° recordada por la sociedad en general debido a la particular exposici√≥n del presidente Javier Milei, qui√©n ante el destacado auditorio no tuvo mejor idea que llevar adelante un mon√≥logo al mejor estilo stand up, donde exhibi√≥ mucho histrionismo y una importante cuota de humor bizarro para ‚Äúcargar fuertemente‚ÄĚ contra las figuras del ex ministro de econom√≠a, Carlos Melconian y el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, quienes fueron sus victimas elegidas durante el tiempo que dur√≥ su discurso y en el cual obviamente no falt√≥, ‚Äúsu habitual tinte de arenga campa√Īa‚ÄĚ.

‚ÄúEl lujo es vulgaridad‚ÄĚ, canta el Indio Solari aunque m√°s bien habr√≠a que reconvenir el orden de las palabras de la frase para mejor decir que hubo ‚Äúvulgaridad entre tanto lujo‚ÄĚ, porque los pueriles chistes que comparti√≥ el mandatario con la concurrencia no tuvieron demasiado feedback en la mayor√≠a de los asistentes a lo largo de lo que duro su alocuci√≥n debido al asombro que provoc√≥ en el √°mbito del lugar y no son pocos los que no dieron cr√©dito de lo que estaban escuchando, y lo m√°s triste de todo, es que esas formas con las cuales interactuaba √©l libertario con la gente eran totalmente impropias para la investidura presidencial que el mismo ostenta.

El presidente Milei llevó adelante un discurso muy particular en la cena anuel de la Fundación Libertad.

Lo curioso, a esta altura no tanto, que el destinatario de una de sus burlas fuera, nada m√°s y nada menos, que el postulante para ministro de Econom√≠a de la ex candidata a presidenta, Patricia Bullrich, casualmente qui√©n es su actual ministra de Seguridad. ‚ÄúAc√° hay algo mal que no anda bien‚ÄĚ hubiera dicho con raz√≥n un correntino conocido al ver a Milei balbuceando y murmurando al momento de imitar a Melconian para despu√©s decir ‚Äúqu√© quieren que les diga si hab√≠a uno que dec√≠a no pod√©s dolarizar si no hay fideos, no hay tuco‚ÄĚ, en clara alusi√≥n al ex presidente del Banco Naci√≥n durante el mandato de Mauricio Macri. El umbral para el rid√≠culo del mandatario nacional parece tenerlo demasiado alto, bien por √©l.

Luego como si fuera el personaje de Peter Capusotto, Micky Vainilla, Javier Milei redobl√≥ la apuesta para elevar el tono bromista de su exc√©ntrica disertaci√≥n y poner en la mira el siguiente objetivo, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof. ‚ÄúEse chico, el sovi√©tico, el que est√° en la provincia‚ÄĚ se√Īal√≥ el l√≠der de la Libertad Avanza mof√°ndose del mandatario provincial con un rictus en su cara que trasluc√≠a una mezcla de travesura y alegr√≠a, como de quien participa de una simp√°tica ‚Äúestudiantina secundaria‚ÄĚ. El presidente nunca mide el efecto que producen los actos que genera con sus maneras de comunicarse con el resto de la sociedad y quiz√°s all√≠, en esa inconsciencia asumida quedan muy expuestas sus debilidades y flaquezas.

El economista Carlos Melconian fue uno de los objetivos preferidos elegidos por Milei para sus burlas durante la disertación en la noche del evento de la Fundación.

La multitudinaria marcha universitaria que convergi√≥ en la Plaza de Mayo, con m√°s de un mill√≥n de personas que se dieron cita para reclamar por m√°s presupuesto para la educaci√≥n p√ļblica, trastoc√≥ el humor del presidente y eso lo llev√≥ a descargar un arsenal de iron√≠as, imitaciones y sarcasmo la noche de la cena. ‚ÄúMilei es un chico grande, caprichoso y malcriado‚ÄĚ, advirti√≥ a este medio un reconocido dirigente pol√≠tico santafesino al ser consultado sobre la actitud del presidente en el convite del mi√©rcoles en el marco de la cena anual de la Fundaci√≥n y para confirmar la validez de esa sentencia solo hay que recordar la foto del le√≥n sosteniendo una taza con la leyenda ‚Äúl√°grimas de zurdos‚ÄĚ, con la cual el mandatario ilustr√≥ sus redes sociales la tarde misma de la movilizaci√≥n masiva. ‚ÄúUn m√©dico a la derecha‚ÄĚ, hubiera pedido con preocupaci√≥n el entra√Īable Ra√ļl Ricardo al ver el desarrollo de los hechos.  

Milei se sent√≠a m√°s que c√≥modo en el improvisado escenario donde estaba su atril y le facilitaba todo tener un auditorio que se mostraba por dem√°s de complaciente, aunque nobleza obliga decirlo su actuaci√≥n dej√≥ por momentos mucho que desear, hasta se podr√≠a afirmar que no aprendi√≥ casi nada de las clases de imitaci√≥n que suele siempre regalarnos en cada actuaci√≥n, su ex mujer, F√°tima Florez. El presidente con el correr de su arenga se fue envalentonando y por esa raz√≥n no falt√≥ ‚Äúun cl√°sico de su breve gesti√≥n‚ÄĚ: atacar al Congreso y as√≠ les pidi√≥ con sorna a los legisladores que “tiren la Ley Bases, que vamos a lograr todo esto a pesar de la pol√≠tica” y ahond√≥ su enojo con la casta al “decir que los pol√≠ticos son monos con navaja es insultar a los monos”, y para hablar de la peligrosidad del manejo de la navaja por parte de los monos, el presidente da toda la sensaci√≥n de tener suficiente autoridad por haber cursado todos los postgrado en la materia.

Javier Milei descargó su enojo por la marcha universitaria con una publicación en sus redes sociales que generó mucha polémica.

Menem en los noventa, justamente ‚Äúun modelo a seguir para el presidente‚ÄĚ, transit√≥ un camino a contramano de los est√°ndares que deber√≠a respetar cualquier pol√≠tico que se precie como tal y en esa misma sinton√≠a, Javier Milei a pesar de compartir el encuentro con su par de Uruguay, Luis Lacalle Pou y con otros ex mandatarios como Mauricio Macri y Jos√© Mar√≠a Aznar de Espa√Īa, no tuvo ning√ļn prurito y recato al momento de decir que la econom√≠a “va a subir como pedo de buzo”. Lo que resulta incomprensible es que un presidente tenga tan baja ‚Äúla vara de lo gracioso‚ÄĚ, lo que lo deja siempre tan cerca de convertir lo suyo, en algo grotesco. Seg√ļn Marcelo Bielsa “ning√ļn √©xito te inmuniza‚ÄĚ y en este caso tener el poder, tampoco.

La participación discursiva de Javier Milei en el encuentro organizado por la Fundación Libertad dejó como saldo, más sombras que luces y sobretodo, mucha preocupación en gran parte de la sociedad y la clase política por la actitud que le cupo el mandatario durante el tiempo que duró su mitin, ya que muchas veces sus palabras estuvieron haciendo un fino equilibrio en la frontera del necesario decoro.  En pleno tratamiento en comisiones de la nueva Ley Bases vuelve a estar sobre la mesa de negociaciones la decisión de otorgarle o no la delegación de facultades extraordinarias por el temor que generan las conductas y el permanente estado de beligerancia que deja al descubierto el presidente. En un país signado por una feroz recesión económica, donde los argentinos reclaman por una rápida mejoría en su calidad de vida, Javier Milei está muy urgido a mostrar gestos positivos en su gestión, porque ya no le alcanza, con solo exhibir algunas dudosas virtudes para el Stand Up.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *