Se recrudece la crisis de los medios de comunicación por falta de pago y cesantías.

Los/as trabajadores/as de @NAagencia fuimos al edificio de la @fmrockandpop para reclamarle a @Marcelofigoli de @fenix que nos pague el salario de febrero que nos debe. Hoy es 26 de marzo y hasta ahora sólo cobramos el 30% del sueldo”, se afligieron los empleados de la principal agencia privada de noticias del país.

Se trata de un nuevo incumplimiento con el personal, que viene ejecutando medidas de fuerza por la deuda salarial y levantándolas por acuerdos y promesas de pago que no se cumplen: el mes pasado, al 20 de febrero sólo habían cobrado la mitad del salario.

“Esta situación, además, se suma a los incumplimientos del cronograma de pago de los aportes previsionales, de la segunda cuota del bono de fin de año, entre otras irregularidades cometidas en los últimos cinco meses”, enumeraban ya entonces los trabajadores del prensa. Este martes no se había resuelto ninguna de las situaciones que vienen de arrastre, y que con el comienzo de 2019 se agravaron aún más.

El conflicto en la agencia, fundada en 1973 y la única que fue clausurada por la última dictadura –por la información volcada durante la guerra de Malvinas– no es el único. En simultáneo los trabajadores del diario <El Cronista< viene llevando adelante un plan de lucha con asambleas ante la negativa de la empresa a abrir una negociación que mejore el 8% de recomposición por la pérdida de poder adquisitivo de 2018.

En la redacción se avanzó en medidas como quite de firmas en el sitio web y en la edición en papel; no actualización de la página en internet durante turnos de dos horas en los que se realizan asambleas para discutir nuevas medidas.

En tanto, trabajadores de Atlántida continúan enfrentando una situación que empeora semana a semana desde que en febrero pasado la firma editorial cesanteó a 17 trabajadores con “causas inventadas”, según denunció la comisión interna.

La semana pasada, el Ministerio de Producción y Trabajo, que encabeza Dante Sica, aprobó un plan de reestructuración elevado por la firma editorial, que entre cesantías y retiros voluntarios ya dejó a 70 trabajadores afuera. Y quienes conservaron sus puestos están cobrado en cuotas el salario del mes.

“El vaciamiento está a la vista”, sostienen los trabajadores, que en el marco del conflicto subastaron dibujos para reunir fondos y continuar las acciones sindicales contra el cierre de publicaciones históricas como Billiken y Para Ti, entre otras.

Los gremios Sipreba y Utpba vienen llevando adelante medidas de apoyo a los trabajadores desbordados por la cantidad de conflictos: a los antes mencionados se suma la decisión del titular de Medios Públicos, Hernán Lombardi, de no renovar contrato a 180 trabajadroes de la Televisión Digital Abierta (TDA) –más del 60 por ciento de la planta– a comienzos de 2019, con los cual cayó casi a cero la producción de contenidos en señales como Paka Paka, DeporTV, Encuentro, Acua Federal, Acua Mayor, Arpeggio y Viajar.

Las situaciones –a las que se agregan vaciamiento y cesantías en emisoras de radio– empujan a 2019 a ser un año incluso peor que los dos precedentes para los trabajadores de prensa.

Según publicó días atrás el Foro de Periodismo Argentino (Fopea) en 2017-2018 se perdieron al menos 1.634 puestos de trabajo en la prensa argentina; 861 despidos y 238 retiros voluntarios en 2017 y 531 despidos y 4 retiros voluntarios en 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *