Santa Fe rumbo al 2023: Un escenario político “surtido como en botica”

Las elecciones del 2023 “ya se juegan” en Santa Fe, donde estará en juego el poder real, una disputa que dirimirá quién se sentará en el sillón del Brigadier López por los próximos cuatro años para gobernar los destinos de la provincia y  también, quienes serán los “dueños” de la gestión municipal en los más importantes distritos, teniendo a Rosario y Santa Fe ciudad, como ejes principales de la atención ciudadana. Casi nada o casi todo. La moneda ya está en el aire, rumbo hacia la “fuente de los deseos”, donde todos los espacios políticos pedirán a la diosa fortuna  “una ayuda” para poder quedarse con un triunfo al momento en que las “urnas” den su veredicto.

El oficialismo provincial empezó a delinear su estrategia, el peronismo ya está lanzado a la sucesión de Perotti con tres precandidaturas para la Casa Gris. Todo indica que al diputado nacional Roberto Mirabella le llegó el momento, con su habitual mesura, el legislador confirmó a este medio que esta particular coyuntura histórica del espacio en la provincia requiere de su compromiso y esta dispuesto a aceptar el desafío. El hombre de mayor confianza del gobernador será la bandera del ejecutivo para darle continuidad al proyecto de gobierno.

Todos coinciden que Perotti será quien deberá elevar exponencialmente las posibilidades del también rafaelino Mirabella. Concuerdan en el espacio que este proceso será parecido al que supo transitar Hermes Binner con Antonio Bonfatti en el 2011.  La presencia permanente del entonces mandatario provincial en la campana del médico permitió llevarlo hasta la gobernación. En “Hacemos Santa Fe” confían que el oficialismo podrá reeditar aquel logro del socialismo, pero antes deberán sortear el duro escollo que representa la preocupación de los santafesinos por la  “inseguridad”.

El diputado nacional Roberto Mirabella es el elegido por el gobernador Omar Perotti para darle continuidad al proyecto político del oficialismo.

Dirigentes afines al Ejecutivo afirman que si logran equilibrar los pedidos de la gente, sobretodo en Rosario,  por más tranquilidad, habrán dado un paso importante para una continuidad del PJ en el poder. El tiempo les urge, tanto que no son pocos los rumores sobre la posibilidad de cambios profundos en el ministerio de Seguridad. “Las soluciones por la inseguridad deben ser para ayer”, nos aportaba un funcionario provincial ligado a función pública. Da toda la sensación que el crédito de Jorge Lagna al frente del ministerio estaría agotado.

“Puede haber tres o cuatro listas en la interna a gobernador”, advertía a La Voz de Rosario,  un encumbrado referente del partido. Además de Mirabella están en las gateras para salir a la cancha, Leandro Busatto, el diputado provincial jugará como candidato de la “Corriente Nacional de la Militancia”, para ello recibió la bendición y el apoyo de Agustín Rossi. Otro que se anotó en la grilla de partida es el diputado nacional Eduardo Toniolli que representará al Movimiento Evita. El referente de ese espacio Gerardo Rico quién hace bastante tiempo esta parado en la vereda opuesta al gobernador, reclamó generosidad a la hora de la participación de los compañeros.

Tanto Busatto como Toniolli competirán teniendo sobre sus hombros el estigma de un electorado santafesino que rechaza todo lo que tenga una impronta filokirchenrista, será algo que limitará sus posibilidades de éxito. El cuarto pasajero podría ser el senador nacional, Marcelo Lewandowski, siempre y cuando tenga la venia de su jefa política, Maria Eugenia Bielsa. Algunos estrategas del peronismo prenden velas para que el periodista compita por la intendencia de Rosario, un recurrente anhelo del PJ que nunca pudo hacerse realidad. ¿Se animará el comentarista deportivo a ir por el “bronce”?. El tiempo nos dirá que trae….

El diputado provincial Leandro Busatto será precandidato a gobernador por la “Corriente Nacional de la Militancia” y será apadrinado por Agustín Rossi.

El borrador opositor de armar un “frente de frentes” tiene hoy muchas más dudas que certezas. La pública confesión del intendente de Rosario Pablo Javkin de querer ser candidato a gobernador armó revuelo dentro del gallinero de Juntos por el Cambio. Desde el sector que comanda Carolina Losada empezaron a cuestionar fuertemente la decisión del ex concejal radical por empezar a construir una candidatura sin tener en cuenta a sus potenciales socios del espacio. Javkin considera que su figura (las encuestas le dan la razón) tiene peso propio como para decidir por si solo que hacer y para no tener que pedir “permiso” para postularse. Esto recién comienza, con promesa de muchos capítulos más para la saga.

Mientras tanto parte del radicalismo provincial proyecta una posible interna entre Maximiliano Pullaro y Pablo Javkin, ellos consideran que ambos son los más importantes actores del espacio en la provincia y poseedores de una importante intención de voto entre los santafesinos. Lejos de ese “mundanal ruido” espera Dionisio Scarpin, el legislador nacional por ahora no muestra apuro. A pesar que reniega de una posible candidatura exhibe orgulloso-cada vez que puede- los logros obtenidos durante su gestión en el municipio de Avellaneda. El triunfo que obtuvo junto a Losada en la internas de las intermedias del año pasado respaldará fuertemente cualquier intención suya de participar por la gobernación. El lo sabe y por eso tranquilo espera..

El intendente de Rosario, Pablo Javkin hizo publicas sus intenciones de competir por la gobernación y generó mucho revuelo dentro del radicalismo provincial.

El PRO santafesino atraviesa una etapa donde se lo ve “devaluado” y “sin el brillo de otros tiempos”. Los esfuerzos de Mauricio Macri para colocar en “escena” al ex Midachi, Miguel Del Sel resultan ser bastante infructuosos. El cómico como si fuera Shakespeare está en la disyuntiva de “ser o no ser”, una cuestión que lo tiene inquieto porque esta obligado a  sopesar los pro y los contras para una decisión. El ex embajador de Panamá reflexiona sobre las consecuencias que tendrá en tiempos de campaña la sentencia por corrupción que pesa sobre su persona.  

La  política tiene mucho de crueldad en la previa de una elección y eso es algo que el humorista buscaría evitar para no padecer nuevamente un disgusto. El intento por Batistuta fue un solo una ilusión que duro casi nada, el embargo por parte de la Justicia hacia el ex jugador por una deuda millonaria con la Afip lo retiró definitivamente de cualquier posible participación. El PRO reza por un milagro, que por el momento, parece improbable que suceda.

El ex Midachi, Miguel Del Sel es el anhelo del ex presidente Mauricio Macri para que represente al PRO en las elecciones del próximo año en Santa Fe.

El Frente Progresista  transita un camino de construcción plena, el partido de la rosa, que extraña a horrores a Miguel Lifschitz,  apuesta todas sus energías en edificar un proyecto de gobierno para la provincia, algo que mostrar como “arma de seducción” para captar la atención del exigente electorado santafesino llegado el momento de los comicios. El diputado provincial Joaquín Blanco y el legislador nacional Enrique Estévez se muestran como “voceros autorizados” de la resurrección del socialismo en Santa Fe.

Todos, y cada uno a su manera; dejan en claro que no abonan a formar parte de un frente de frentes como una propuesta electoral basada en que “los junte el espanto”. Apuestan a la construcción de una alternativa progresista y real que brinde a la sociedad de la provincia una verdadera opción de gobierno. Clara García sigue siendo el nombre propio para encabezar cualquier lista, y sus permanentes recorridas por Santa Fe así lo avalan. Con Javkin en otra cosa y con Emilio Jatón con su falta de definiciones abonando a la incertidumbre de que será de su futuro, el socialismo busca reinventarse aferrado a los logros de otros tiempos y como el “pelado Cordera” seguro cantarán ilusionados “yo veo el futuro repetir el pasado” y está muy bien que así lo hagan..

La diputada provincial, Clara Garcia es la figura que mas representa al Frente Progresista para competir por la gobernación en el 2023.

Lejos de las marquesinas de las grandes estructuras partidarias de la provincia, el espacio del economista Javier Milei promete dar una sorpresa en Santa Fe y con su partido “La Libertad Avanza” busca consolidar las bases en la provincia. Milei se ha convertido en un “embajador de la antipolitica” y mimado por el círculo rojo, ha sabido desde su particular impronta cautivar el voto joven. Sabe el “licenciado en economía” que deberá salir a pescar votantes en la misma pecera del PRO o de Juntos por el Cambio, y eso no lo amilana, es más, lo envalentona. Tiene en Romina Diez su armadora política, y en la mediática Amalia Granata quien encabezará la lista de diputados provinciales para repetir mandato. Para candidato a gobernador se busca empresario o reconocido dirigente con perfil libertario. Habrá que estar muy atentos a que desde la galera del inefable José Bonacci pueda salir, los conejos son su especialidad y siempre vienen acompañados de una impensable sorpresa.

Falta menos de un año para que se cierren las listas para el acto electoral del 2023, hasta ahora todo indica que el peronismo, el socialismo, los radicales, el PRO y los libertarios irán con listas propias, salvo que aparezca un “Mesias” que aglutine todos los intereses de la oposición para permitir la existencia de un “frente de frentes”, el escenario pinta para estar bien repartido en diversos espacios y lleno de matices ideológicos para las próximas  elecciones provinciales. El actual panorama demuestra una dispersión de los votos en Santa Fe y este contexto representa para el PJ un “heraldo de buenas noticias”, cantaría el “Indio Solari” al compás de dirigentes peronistas santafesinos con manos levantadas y sus dedos en forma de ve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.