Personas en situación de calle: Una realidad que golpea al corazón de la sociedad rosarina.

La ola polar que azota toda la Argentina se hace sentir también en la ciudad de Rosario, con temperaturas bajo cero, esto ha generado preocupación en la comunidad toda por la gran cantidad de personas que hoy están en la calle a la intemperie y corren serios riesgos de morir por hipotermia.

La situación actual de la sociedad atravesada por una profunda crisis ha provocado en la región una ruptura de los estándares de vida, mucha gente que hasta hace poco tiempo tenia un trabajo, una casa y una obra social, hoy sufre la crudeza de sobrevivir como se pueda  en la calle, después de caer victimas del desempleo causado por un impiadoso ajuste económico.

Desde la municipalidad de Rosario, organizaciones y la iglesia están trabajando a destajo para contener y dar alojamiento a aquellos que no tienen un lugar donde guarecerse en las noches con tan bajas temperaturas.

El refugio Sol de Noche, el Municipal y el club Nueva Aurora son los lugares donde se da asistencia a quienes buscan un lugar donde pasar la noche, todos estas instituciones están colmadas en su capacidad de recibir alojamiento, por lo que se prevé abrir otros espacios para brindar mas refugios ante la enorme demanda social.

Edificio El Buen Pastor

Desde la organización Padre Misericordioso están trabajando a destajo para abrir un nuevo refugio que funcione todo el año, en la sede anexa a la iglesia Buen Pastor, ubicada en Laprida al 2700.

Un grupo de voluntarios, hace ya un tiempo, están limpiando el predio, pero necesitan donaciones para seguir mejorando el lugar, que está abandonado hace más de 10 años y ocupa casi media manzana.

Uno de los colaboradores es Juan José Ruggiero  realizó un llamado a la comunidad que se necesitan “voluntarios para continuar con la limpieza, y personas para trabajos de albañilería, jardinería, electricidad y pintura”.

A su vez, señaló la necesidad de poder contar con “materiales como membrana para los techos, chapas, pintura, y aportes de empresas para continuar con el trabajo”.

“Queremos abrir cuanto antes, aunque es mucho el trabajo que tenemos por delante. La idea es que sea refugio y un lugar donde se puedan dictar talleres abiertos a la comunidad”, comentó el voluntario.

Los que quieran colaborar con esta obra, pueden llamar al teléfono: 152-828127.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *