Paulo Ferrari dejo de ser el técnico de Central

Tardo mucho Paulo Ferrari en atender a los medios en la zona mixta del Gigante de Arroyito, la derrota había calado hondo en el espíritu de los hinchas.

Los insultos y botellazos de los simpatizantes para despedir al equipo era todo un síntoma de que algo se había definitivamente roto.

El rumor que copo el ambiente en el estadio de Central,  era que Ferrari tenia su ciclo terminado, sin respuestas anímicas y sin capacidad de cambiarle la cabeza a un equipo que deambulaba e la cancha partido tras partido, no había mucho sentido en darle continuidad a un proceso que habia fracasado.

La impiedad de los números marcaba que Ferrari entre Superliga y Copa Libertadores había dirigido seis partidos con cuatro empates y dos derrotas, lo condenaba también la pesada herencia del ciclo Bauza con una gran seguidilla de partidos sin triunfos.

Después del partido, Paulo Ferrari expreso a los medios sus ganas de seguir, respaldaba ese pensamiento sus sensaciones de que veía a su plantel entero, que había estado con ellos en el vestuario y que tenia fe de revertir esta difícil situación.

Ahí la primera alarma de que algo no estaba bien, un rato antes Nahuel Molina en radio AM 990 de Rosario expresaba ante la pregunta del periodista sobre el entrenador, “que no podía hablar de Ferrari porque no había estado con ellos en el vestuario”.

Dos versiones distintas para el mismo hecho, algo que desnudaba una trama donde la verdad brillaba por su ausencia, quizás era la manera que había encontrado el entrenador para justificar una realidad que le daba la espalda.

Un par de horas mas tarde, Paulo Ferrari dejo de ser el técnico de Rosario Central, las señales eran inequívocas, el ciclo estaba terminado, lo acompaña Mauro Cetto, el manager, que también dejo su cargo.

Mientras buscan convencer a Diego Cocca, el club atraviesa una crisis profunda, con cuestionamientos internos, con una Comisión Directiva enfrentada y lo peor de todo, con un futuro en lo futbolístico que obliga a un profundo replanteo y cuyo margen de error se ha achicado considerablemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *