Las PASO en Santa Fe: “El fenómeno Amalia”

Amalia Granata hizo este último domingo en las PASO de Santa Fe, una elección que llamó poderosamente la atención a todo el arco político de la provincia, aunque la periodista ya había dado indicios claros de su empatía con el santafesino, hace un tiempo atrás.

Corría el año 2016 cuando Amalia fue tentada a formar parte de UNA, un espacio que representaba el acuerdo entre el fallecido José Manuel De La Sota y Sergio Massa, el impacto que causó verla en otro rol, fuera de su hábitat natural de “los medios de Buenos Aires”, constituyó todo un suceso.

Generó aquella “primeriza” participación de Amalia, sentimientos que oscilaron entre el amor y el odio, más allá del rechazo vehemente que algunas personas expresaron en las redes hacia su postulación, jamás la hicieron renunciar a su deseo de ayudar a la gente, “soy de teflón” se la escuchó decir por aquel tiempo en referencia a su resistencia a las criticas y agravios que recibía. 

Amalia es una “rara avis” de la política, una mujer directa, frontal, simple y sincera, esas son sus fortalezas donde cimentó este increíble presente y con su particular forma de ser destrozó la ambivalencia a la que suelen recurrir los candidatos para ganarse el favor del voto de la gente.

Donde se genera este fenómeno.

A Granata en su primera etapa donde peleaba por ingresar al Congreso Nacional, le faltó el “motivo” donde encauzar todas sus buenas intenciones, el mensaje que llevo adelante en esa campaña, fue difuso y perjudicó la potencialidad que generaba su presencia en el escenario político.

La grieta que se generó en el tratamiento de la Ley del Aborto, le permitió encontrar esa bandera de lucha que le faltaba. Amalia se plantó con decisión en un difícil contexto de posiciones extremas y en muchos casos, radicalizadas.

Tomó con mucho compromiso la lucha por las “dos vidas” y los derechos del “niño por nacer”, hizo suya la causa de pelear por reivindicar la importancia de la familia y de los valores en la construcción de nuevas bases de convivencia en la sociedad.

Las razones de su voto.

El vacío suscitado en muchos santafesinos por la falta de credibilidad hacia la política y los candidatos, le permitió a Granata ocupar ese espacio vacante, su habitual franqueza, sus convicciones y hasta su discurso políticamente incorrecto llevó a muchísimos electores a depositar un voto de confianza a su persona.

En un contexto donde se gastan millones para instalar un candidato, Amalia rompió el molde, dio por tierra con todos los paradigmas que rodean a las campañas políticas. Se las arregló sin cartelera publica, sin pasacalles, sin  el apoyo del propio partido, que ni siquiera tuvo la gentileza de permitirle usar los spots de campaña en los medios, así y todo llegó a 146665 votos, robándose la atención en la madrugada del lunes cuando se conocían los datos finales del escrutinio.

“No gané yo, ganó la vida” expresó Amalia una vez conocido el resultado de los comicios, para ser consecuente con su causa. Camino al 16 de junio a “Somos Vida” se le abre un escenario por demás de favorable, los casi 150mil votos obtenidos son un piso donde cimentar todas sus expectativas, intentar proyectar un techo del espacio y estando Amalia de por medio, resulta hoy al menos, imposible de calcular”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *