Paso 2019: “Cuando no se trata de tener las mejores cartas sino de saber jugar bien una mala mano”.

Una semana menos para las PASO del 11 de agosto, los comicios nacionales empiezan a transitar por una inevitable cuenta regresiva, mientras tanto, por estos días todo gira en derredor a la Cumbre del Mercosur que se celebra en la ciudad de Santa Fe,  convertido por el oficialismo nacional en el “epicentro” del aprovechamiento político.

Sergio Alcázar

Los más representativos dirigentes del frente “Juntos por el Cambio” usufructuaron en las redes sociales y en los medios de comunicación las virtudes y “logros” de dicho evento continental, expuestos sutilmente como éxitos propios, para proyectarlos luego,  hacia un futuro que se presente, un poco más promisorio.

Mauricio Macri recibió en el ultimo tiempo una bocanada de alivio a sus pretensiones, las encuestas aun lo tienen por debajo de la formula Fernández-Fernández con un margen menor a diez puntos, ahora están dentro de lo previsto por los estrategas del exCambiemos, para poder estirar el convite electoral a un tiempo suplementario en noviembre y terminar dirimiendo la presidencia en la instancia de los penales, mas precisamente, en el balotaje.

La dupla Alberto-Cristina ha perdido un poco de terreno de un breve lapso a esta parte, la decisión de la ex presidenta de no involucrarse demasiado en la refriega política, evitando en todo momento cualquier conflicto que pueda favorecer los intereses de Macri, le ha quitado contenido a la formula, sobretodo en los partidarios de la senadora nacional que necesitan verla mucho mas activa y participativa.

Para Lavagna y Urtubey, mientras tanto, la cuestión parece ser, a todo o nada, empujados por el optimismo y la esperanza de un país mejor buscan romper con la polarizacion con un mensaje que demarca la distancia conceptual e ideológica con los dos polos que por ahora se llevan toda la atención de la mayoría de los votantes y los encuentra demasiado lejos de las aspiraciones de llegar a la presidencia de la Argentina.

Espert, Gómez Centurión, Del Caño y Castañeira enfocan sus discursos en las bondades de sus espacios y en una fuerte critica a los partidos mayoritarios, la situación social, la economía estancada, la inseguridad creciente son los ejes sobre los cuales cimientan sus campañas, el interrogante pasa por saber en que medida estos espacios van a condicionar las posibilidades de los Frentes mayoritarios que pugnan por quedarse con el poder por los próximos cuatro años.

La Madre de todas las batallas en la política Argentina es la Provincia de Buenos Aires, allí se encuentra el 40% del electorado, eso justifica quizás la actitud actual de la gobernadora Maria Eugenia Vidal, que dejó de lado su perfil calmo y conciliador, para dedicarse  a un ataque permanente en contra de su adversario Axel Kicillof, endemonizando a su figura y al Frente de Todos con un sistemático y bien organizado plan de contingencia para dejar en evidencia todos los defectos de quien pretende quedarse con su cargo en los comicios de octubre.

El temor de Vidal es que Kicillof-tiene un gran respuesta en la preferencia de los jóvenes-crezca de tal manera que pueda arrebatarle la gobernación, sabiendo que una derrota en el mayor distrito de la Argentina seria lapidario para los deseos de triunfo de Mauricio Macri y del espacio “Juntos por el Cambio”, la figura presidencial se ha convertido para gobernadora en un contrapeso que tira para abajo todos los buenos números que siempre tuvo en las encuestas en la provincia.

Con la economía funcionando con el freno de mano puesto sumergida en un recesion permanente, con la inflación controlada a duras penas, con empresas que sobreviven como pueden, el gobierno intenta basar su campaña en un mensaje de ficticio optimismo, sabiendo que cualquier modificación negativa, por mas pequeña que sea, en las variables económicas, pueden dar por tierra con sus aspiraciones políticas, la gente siempre votará “pensando en el bolsillo” y un nuevo golpe a las flacas economías familiares de la mayoría de los hogares argentinos, seria totalmente letal.

En los caminos de la grieta alimentada por los medios comunicación que ofician como voceros de gobierno y abrevan en la fuente de sus intereses (la gran mayoría) y los otros (unos pocos) que intentan exponer lo que esta mal en el país, los electores intentan procesar las realidades para tomar la mejor decisión cuando se encuentren a solas, cara a cara, con las urnas.

A tres semanas de las PASO, el clima social esta “ahí” haciendo equilibrio diariamente entre la queja y la esperanza, y con el escenario político  susceptible de movimientos inesperados (Adolfo Rodríguez Saá acordando su apoyo a Macri, por ejemplo) que podrán darse con mayor asiduidad sobre los días previos al comicio empujados por la necesidad de  supervivencia y por los intereses que acunan siempre los dirigentes políticos.

En estos momentos de definiciones electorales, la política exitosa no solo se concibe al tener a favor las “mejores cartas” o todos los recursos posibles a tu disposición, sino muchas veces solo se trata de atraer la atención de los votantes con un proyecto de país diferente, siendo creíbles y para ello no hace falta grandes aparatos sino la inteligencia suficiente para poder convencer al electorado,  parecida quizás, a la que se necesita muchas veces, para “saber jugar bien una mala mano”..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *