Newells perdió otra vez y empieza a hipotecar su futuro.

Newells tenía la obligación de mejorar la pobre imagen mostrada ante River y sobretodo de sumar puntos a su triste presente para no sufrir mucho,  en el arranque de la próxima temporada.

La lepra comenzó el partido con la actitud que impone la localia, presionando alto, con Brian Rivero y Cacciabue corriendo cada pelota como si fuera la ultima. Ese despliegue le permitido ponerse arriba en el marcador tras un buen remate de Leal entrando al área por la derecha para derrotar totalmente a Guido Herrera.

Ese tempranero gol le abría la puerta al local,  para manejar con mas tranquilidad el partido, pero nada de eso sucedió, Talleres se adelanto en el campo; Cubas y Navarro empezaron a ganarle el control del medio a Rivero-Cacciabue, que tenían problemas para hacer pie en la mitad por la superioridad numérica del equipo cordobés, ni Alzugaray ni Figueroa contribuían a la causa de la lucha por la pelota y Newells comenzó a sufrir el tramite.

Partido entretenido, con momentos de gran dinámica lo que regalo la primera etapa. Primero un cabezazo de Juan Ramirez que a duras penas Aguerre mando al corner, era un aviso de los que pasaría luego. Antes del empate, Newells tuvo una clara para ampliar la ventaja, Leal sobre línea de fondo remato fuerte contra el área chica, donde Figueroa se llevo por delante la pelota con destino de red pero Herrera con notable reacción, mando al corner el segundo grito leproso.

Sobre el final de la primera etapa llegaría la igualdad de Talleres. Tenaglia el lateral derecho del equipo de Vojvoda , corto una jugada en su campo, se mando al ataque recorriendo 40 metros con la pelota sin que ningún jugador de la lepra le cortara el camino, pisando el área mando un centro rasante que Sebastián Palacios entrando por el medio, solo tuvo que empujarla para decretar la igualdad.

El segundo periodo lo encontró a Talleres mejor predispuesto a jugar la etapa, Vojvoda adelanto las líneas, Ramírez se hizo eje del juego del equipo,  bien acompañado por Pochettino y Cubas. A Newells se le hizo cuesta arriba el partido , el mediocampo sintió el desgaste físico, el equipo cordobés por dinámica y despliegue daba la sensación de estar  mas entero.

La jugada que acabo de quebrar el desarrollo del encuentro fue la expulsión de Cacciabue,  después de una muy fuerte entrada a Navarro. Newells sintió el impacto de quedarse sin uno de los motores en el medio. Talleres creció y metió a su rival contra su arco.

Un remate de Sebastián Palacios fue contenido con dificultad por Aguerre, el rebote le quedo a Pochettino y nuevamente el ex arquero de  Velez sobre la línea evito la conquista.

El equipo cordobés no escatimaba esfuerzos para ir contra la portería del local, en una de esas incursiones ofensivas, Talleres triangulo cerca del área, Dayro Moreno habilito en soledad al ingresado Mauro Ortiz, quien derroto a Aguerre con potente remate que entro por el medio del arco.

Ingresaron Formica y Ribair Rodríguez para intentar cambiar la historia del partido, Formica, que no jugo de entrada por una molestia muscular, tuvo un par de buenas participaciones que casi terminaron en gol, sobretodo la segunda que corono con impresionante disparo que reventó el horizontal del conjunto tallarín.

La expulsión de Enzo Díaz, emparejo en número de jugadores el partido,  pero no en el trámite que seguía siendo muy favorable a la visita. Ribair Rodríguez vio la amarilla en una jugada de disputa de una pelota, no conforme con ello fue muy fuerte sobre Tenaglia, vio la segunda amarilla y como consecuencia, la expulsión.

El incomprensible debut del uruguayo genero un sin fin de silbidos cuando el futbolista se retiraba del campo de juego, Error de Bidoglio en poner en la cancha a un jugador que no estaba en condiciones de participar de un partido de alta competencia, mas aun teniendo a Aníbal Moreno en el banco, siendo un cambio lógico de acuerdo a como se venia dando el partido.

Había tiempo para un par de intervenciones de Alan Aguerre, el único punto alto de un equipo que daba la sensación de estar tirado en la cancha, sobretodo la segunda,  en la cual le tapo al colombiano Dayro Moreno un remate a quemarropa,  desde inmejorable posición.

Se fue el partido y Newells sumo la segunda derrota consecutiva, lejos quedaban en la retina de los hinchas leprosos aquellos dos partidos con victorias del cierre del año pasado. Hoy la realidad es otra, las urgencias ponen en evidencia el mal momento del entrenador y del equipo. La lepra sumo una nueva frustración en menos de una semana, dejando su presente en puntos suspensivos y su futuro con un enorme signo de interrogante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *