Maldita policía: Por escándalo narco separan a dos jefes en Santa Fe.

Pasaron a disponibilidad al jefe de la Policía Federal de Rosario, Gustavo Ghiglione, y al responsable de esa fuerza en la Región Centro, Guillermo Guardia, superior del primero, quien está radicado en Córdoba. 

El rosarino tenía a su cargo la responsabilidad de supervisar a los efectivos de Santa Fe Capital detenidos ayer, tras sersorprendidos con cocaína en el propio edificio de la delegación local. 

No obstante, cabe aclarar que ni Ghiglione ni Guardia fueron separados de sus cargos porque se sospeche algún tipo de vínculo con el presunto delito de narcotráfico. 

Sino que el apartamiento se debió a “fallas en el control de gestión de los subalternos”, según afirmó el Jefe de la Policía Federal Argentina, Néstor Roncaglia, a Aire Digital.

A Gustavo Ghiglione lo estarían investigando entonces internamente, ya que es supervisor de 11 delegaciones de la Policía Federal, entre ellas la santafesina; que desde ayer está envuelta en fuertes y escandalosas sospechas de vínculos con el narcotráfico. Por la misma razón es que habrían apartado a su superior Guillermo Guardia, supervisor de toda la región centro.

La caída de los federales santafesinos parece no haber quedado ahí, sino que estaría generando una suerte de ‘efecto dominó’, en clave ascendente en la línea jerárquica, dentro de la Policía Federal Argentina. Y las investigaciones recién comienzan.

La detención de Marcelo Lepwalts, jefe de la Policía Federal en la capital provincial y otros efectivos locales, puso en marcha un rápido proceso de toma de decisiones que por el momento ya tendría consecuencias en otras jurisdicciones. 

Pero no porque se sospeche algún tipo de complicidad por parte de Ghiglione y Guardia con Lepwalts; sino porque habrían incurrido en negligencias en el contralor de sus propios subalternos, como ya se señaló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *