Las redes en la política son un arma comunicacional teledirigida.

Es común en este tiempo de hipercomunicacion, donde todos están interrelaciones permanentemente y en el cual la inmediatez da por tierra con cualquier primicia, que los espacios políticos usen el arsenal a disposición  en Internet para menoscabar a sus opositores.

Santa Fe no es la excepción, en el último tiempo  se pudo encontrar falaces ataques contra el peronismo, mas precisamente,  contra las personas de Omar Perotti y Alejandra Rodenas que fueron victimas de una persecución sistemática, desmedida y comprobada.

El portal: noquierenquelosepas.com tiene una colección de notas en contra del binomio que representara al PJ en las próximas elecciones, realizando trabajos periodísticos que solo tienen como objetivo poner bajo sospecha a los candidatos del Justicialismo.

Es bueno decir al respecto que muchos políticos tienen asumido este tipo de operaciones, como una mochila que tendrán que cargar durante la campaña,  para someterse al escarnio publico todos los días y estar bajo la lupa de la gente, sabiendo ellos que esta situación se agudiza de manera exponencial cuando se aproximan las elecciones.

Los consultores  de campaña por ejemplo,  le dan valor a este tipo de ataques, haciendo una salvedad, deben realizarse de manera no frontal, cuidándose en todo momento de no dejar rastros de quien es el responsable de los mismos.

Lo sorprendente en este puntual caso de la pagina Noquierenquelosepas.com es que se pudo averiguar sin mucho esfuerzo que pertenece a Horacio Bella, un programador que desarrolla contenidos en Internet, contratado por el gobierno provincial de Santa Fe en el marco de un convenio que pretende dar una mayor amplitud  a los proveedores del estado para organizar de mejor manera la oferta en ese sentido.

Desde febrero este portal solo subió cuarenta notas, primero tenían un variado contenido y en el ultimo tiempo, sospechosamente,  giro su atención hacia la formula Perotti-Rodenas, con mucha virulencia en sus publicaciones, dejando al descubierto, otras intenciones,  que van mas allá de las periodísticas puramente dichas.

En la trinchera política se dice que todo vale, la utilización de fondos del erario público para tareas de amedrentamiento político es algo usual por estos tiempos, pero quedan interrogantes que ponen en duda el sentido de toda comunicación, ensuciando su esencia ¿el fin justifica los medios?, ¿exponerse tanto por una causa vale la pena?, depende claro, de cuanto cotice la moral de la persona, lamentablemente la única victima de todo esto es el periodismo y sobretodo aquellos buenos periodistas,  que intentan a diario defender la verdad por la verdad misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *