Entre el 25 y el 30% de los procedimientos de fertilidad asistida en Argentina requieren de la utilización de óvulos donados.

“Esta situación se produce en gran medida porque las mujeres concurren a su primera consulta por problemas de fertilidad en promedio a los 38 años, cuando la viabilidad de sus propios óvulos decayó notablemente”, alertó Samer

Entre el 25 y el 30% de los procedimientos de fertilidad asistida en Argentina requiere de la utilización de óvulos donados, lo que representa uno de cada cuatro procedimientos de alta complejidad, afirmó hoy la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (Samer), que instó a “no demorar las consultas”.

La especialista en Salud Reproductiva y presidenta de Samer, Stella Lancuba, señaló que “la primera indicación de ovodonación en el 65% de nuestra casuística nacional responde a mujeres que fallaron con sus propios óvulos en los procedimientos de fertilización in vitro (FIV)”.

“Esas mujeres, generalmente de alrededor de 40 años, entran en lista de espera para ovodonación luego de varios intentos, mientras que la tasa de éxito promedio de los tratamientos por ovodonación mediante FIV convencionales está en el orden del 45%”, detalló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *