Detectar la disfagia dentro de las 24 horas de ocurrido un ACV es “fundamental” para volver a comer.

Según datos presentados en el 4° Congreso Argentino y 1° Congreso Latinoamericano e Interdisciplinario de Disfagia, que se realizó recientemente en Buenos Aires, los problemas para tragar afectan al 50% de los pacientes tras un un ACV.

Detectar la disfagia o dificultad para tragar dentro de las 24 horas de ocurrido un accidente cerebrovascular (ACV) es “fundamental” para evitar “problemas serios como infecciones por aspiración o malnutrición” en el paciente y que pueda “retomar la ingesta oral”, afirmaron hoy especialistas.

Si bien la mayoría recupera la función de la deglución a la semana, entre un 11 y un 13% sigue presentando disfagia a los seis meses, lo que “puede poner al paciente en riesgo nutricional si no se lo aborda como corresponde”.

“En las primeras horas 24 horas de ocurrido el ACV, es fundamental detectar si hay disfagia. Se recomienda primero realizar una detección clínica y si da positivo y se advierte la presencia de elementos predictores, se usen otras técnicas de evaluación como la videodeglución”, sostuvo Valeria Ton, doctora en Fonoaudiología y presidenta de la Asociación Argentina de Disfagia (AAD).

Asimismo, hay estudios que indican que sólo el 45% de los pacientes con disfagia se siente cómodo con la alimentación y cuatro de cada diez (41%) experimentan ansiedad o pánico al comer, precisaron los expertos durante el congreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *